publicidad

clítoris... "sexualidad en riesgo"

Hay muchas tradiciones sociales y culturales, y prácticas que tienen un impacto negativo sobre el clítoris y la sexualidad femenina.

La primera tradición es la Mutilación Genital Femenina (MGF). El número de países en donde esto se hace, crece al inmigrar más gente, las mujeres son sometidas a prácticas brutales donde se extirpan todo o parte de sus genitales externos.
En algunos casos la vulva se cierra suturándola, dejando solamente una pequeña abertura para dejar pasar la orina y la menstruación. Esta práctica también se lleva a cabo en países industrializados como en los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, etc. entre algunas comunidades de inmigrantes.
La cantidad de tejido extirpado varía desde el capuchón que cubre el clítoris, hasta la remoción total del clítoris, ambos labios menores, y porciones de los labios mayores. Esta mutilación se realiza usualmente sobre chicas jóvenes que no tienen idea de lo que les están haciendo, o de lo que les han hecho. Algunas mujeres adultas también buscan hacérselo si no les fue hecho de niñas, al ser muy fuerte el sentimiento negativo hacia su clítoris y órganos genitales, y se sienten compelidas a experimentar lo que tienen sus pares, y a ser como ellas.

Estos procedimientos a menudo son hechos por gente inexperta, usualmente mujeres, que causan muchas heridas a estas chicas y mujeres, en adición a la remoción de estos órganos. Las mutilaciones usualmente toman lugar en condiciones muy precarias, a menudo resultando en infecciones serias y aún la muerte.
Los mismos instrumentos cortantes sucios pueden ser usados en varias chicas durante la misma ceremonia, resultando en la propagación de enfermedades como SIDA. Algunas chicas son mutiladas por médicos calificados, lo cual disminuye la incidencia de complicaciones, pero sin embargo arrebatan a las chicas de sus órganos sexuales externos.

Esta práctica ha sido usada por miles de años. Un porcentaje grande de las mujeres auto-mutiladas, ven a esto como una práctica normal, deseable, y necesaria. Aún si una madre elige no tener a su hija mutilada, miembros familiares más ancianos a veces raptan a las niñas y las mutilan sin el consentimiento de su madre. Estas creencias se hallan profundamente arraigadas en las mentes de estas mujeres. Saben o perciben que su hija, nieta o sobrina no podrán encontrar un marido si no son mutiladas. En la medida que abominemos esta práctica, es probable que disminuya en muchos muchos años.

La MGF tiene un gran impacto sobre el placer sexual femenino y la felicidad, pero no los elimina. El deseo sexual de la mujer está controlado por las hormonas, testosterona, y mientras que su capacidad de disfrutarlo y aún de realizarlo puede ser severamente cercenada, aún puede desear el sexo. Si la abertura vaginal no está rodeada por tejido cicatrizado ella puede disfrutar del coito vaginal, y tener orgasmo. Si la abertura vaginal es pequeña y está cicatrizada, el coito puede ser una tortura.
Algunas mujeres tienen todavía un área de sensibilidad ubicada donde estaba su clítoris. Mientras que las mujeres que han removido su clítoris pueden no ser tan orgásmicas como las mujeres que lo tienen, pueden disfrutar el sexo porque sienten que están siendo la esposa apropiada satisfaciendo las necesidades de su marido. Si el marido está feliz, la esposa es feliz. Mientras que podemos verlas sexualmente dañadas, es importante darse cuenta de que ellas pueden no verlo de ese modo. Se ven a sí mismas como normales. Esto hace más difícil para ponerle fin a la práctica.
No es sino hasta que la educación formal alcance a estas mujeres que conocerán otra cosa, pero extrañamente, hay mujeres muy educadas que apoyan la práctica.

La segunda tradición que afecta negativamente al clítoris es la Clitoridectomía, la extirpación quirúrgica de todo o parte del clítoris. Mientras que es una forma de MGF, toma lugar en modernos hospitales en los Estados Unidos y otros países, incluso en su hospital local.
Algunas nenas nacen con un clítoris prominente, otros niños nacen con genitales que se ven como masculinos y femeninos, y algunos bebés varones tienen un pene pequeño. A la mayoría de los médicos les parece ver a estos bebés como defectuosos y que deben ser reparados, si no crecerán y se sentirán extraños y defectuosos.
Estos médicos sienten que si el "problema" no es corregido tempranamente en la vida del niño, serán emocionalmente marcados para siempre.
Así estos bien intencionados doctores extirpan o recortan los clítoris "grandes", y convierten a hermafroditas y niños con penes pequeños en niñas. La razón por la que los convierten en chicas es que es más sencillo cortar que coser. Estos procedimientos no se restringen a niños, aún chicas adolescentes han sido despojadas de su clítoris sin su consentimiento, aún si la chica gustaba de su clítoris.

Muchos de estos doctores dicen a los padres que la cirugía debe hacerse, o convencen a los padres de que es lo mejor para el hijo y que la niña después vivirá una vida sexual normal. Estos doctores, usualmente varones, dirán a los padres que su hija tendrá una vida sexual normal aún cuando no hay manera de decir qué impacto tendrá la cirugía sobre la sensibilidad de los genitales de la niña. Si una chica nunca ha sabido cómo sería la vida con un clítoris, ¿cómo va a saber que es la misma sin él?

Algunas veces, son los padres los que buscan una corrección quirúrgica porque sienten que hay algo malo con los genitales de su bebé, temiendo que alguien les diga algo mientras le cambian los pañales.

Si tu hija, nieta, o sobrina ha nacido con un clítoris prominente, déjala mantenerlo y disfrutarlo. Dile que es su clítoris, así cuando tome conciencia de su tamaño, puedes asegurarle que ella es perfectamente normal. Cuando una chica tiene grandes pechos no le pedimos que se los reduzca, pero si tiene un clítoris grande lo hacemos, una interesante doble pauta relativa a dos órganos sexuales femeninos.
Un clítoris es un clítoris aún si se ve como un pene, al estar en el cuerpo de una chica.

La tercera tradición que influye negativamente sobre el clítoris es la Negación. La mayoría de las sociedades niegan a chicas y mujeres la existencia de su clítoris. Llevamos a cabo una clitoridectomía mental en ellas. Mientras físicamente aún tienen un clítoris, mentalmente no son conscientes de él.

Les decimos a las niñas que tienen una "vagina" al nombrar a sus genitales externos. Nunca mencionamos a las palabras "vulva" o "clítoris". No diciéndoles a las chicas que tienen un clítoris y una vulva negamos su existencia. Llamando a todo "vagina" no las hacemos conscientes de la existencia de todas las otras estructuras genitales. Al descubrirlas, una chica puede sentirse rara y distinta, creyendo que nadie más las tiene. La vagina es un órgano oculto que no puede verse. Las niñas deben aprender que tienen una vulva y un clítoris mucho antes de que oigan hablar de su vagina. Para las niñas pequeñas, lo que no pueden ver con sus propios ojos no existe.

Como parte de este proceso de negación es de esperar que las chicas y las mujeres oculten sus genitales. Condicionamos a las niñas a avergonzarse de sus genitales y les enseñamos a mantenerlos ocultos. Mientras probablemente no somos conscientes de muchas de las cosas que hacemos, las seguimos haciendo. ¿Por qué les insistimos a las niñas en usar ropa interior debajo de sus pijamas y camisones al acostarse? En noches calurosas de verano ¿por qué les ponemos pijamas sabiendo que tendrán mucho calor y que no podrán dormir? ¿Por qué les ponemos ropas cortas a las niñas y las reprendemos por dejar ver su ropa interior? ¿Por qué insistimos en interrumpir sus exploraciones sobre sus genitales, e insistimos en hacerles saber de nuestra disconformidad con esta actividad?
Ocultamos cosas de las que nos avergonzamos, ocultando los genitales de nuestra hija de ellas y de nosotros, estamos diciendo que nos avergonzamos de ellos. Mientras que no necesitamos ser nudistas para educar sexualmente hijas sanas, necesitamos ser cuidadosos de no impartirles mensajes equivocados.

1 comentario:

Gabriela dijo...

Excelente artículo... Yo tenían una duda cuando comencé a leerlo, y era básicamente si ua persona que pierde el clítoris por "X" o por "Y" podrá continuar disfrutando, sino normal en una buena forma de su sexualidad.
A mi entender, si puede disfrutarse!!!...

Google