publicidad

naturismo,... "una opción"

El naturismo es una forma de vida, el nudismo solamente una forma de estar.
El nudista se quita la ropa, el naturista se la tiene que poner por una razón o otra!
Un naturista se presenta desnudo en cuerpo y mente, el nudista solamente el cuerpo.


El sexo no se puede considerar como nudismo y mucho menos como naturismo, igualmente el nudismo y naturismo no significan sexo!


Un nudista no puede practicar nudismo con la ropa puesta, al contrario un naturista sigue siendo un naturista, con ropa puesta o en total desnudez, ¿por que? por que, el desnudo es solamente una fase de la filosofía naturista, la desnudez para un naturista no es un fin en sí, si no el primer paso a vivir un estilo de vida que pocos llegan a asumir.


Todos empezamos como nudistas, pocos llegan a convertirse en naturistas, el pudor se pierde muy fácil, el acondicionamiento de la sociedad, las costumbres y vicios aprendidos, son más difíciles de perder, como la mayoría de gente suele ser "naturista" de temporada, casi nunca llegan a perder estas costumbres malignas del mundo textil, ellos se quedaran como mucho, en la calificación de nudista, aunque se engañen y crean que son auténticos naturistas.

A muchos nudistas que se creen, "naturistas" le molestara esta noticia, pero no nos vamos a engañar, si uno es "naturista" de temporada, un Nudista, que solo practica el nudismo en las vacaciones, una o un par de veces al año, y vive el resto del año aislado en un mundo textil, poco de naturista va a tener esa persona, la influencia textil es muy difícil de ignorar


El naturismo es una reforma general de vida; una higiene física y mental (forma de comportarse, de alimentarse, de mantener o restablecer la salud) de forma respetuosa con la naturaleza.
Por sus beneficios fisiológicos y psicológicos, la práctica de la desnudez integral y colectiva (nudismo) está incluida en esta forma de vida.

La desnudez se ha convertido, para la mayoría de la gente, en la principal característica.
Hay algunas personas que se llaman naturistas y que no admiten la desnudez individual, familiar o colectiva.

En algunos países, los movimientos de vida sana han dejado el calificativo de "naturista", estimando esta palabra como sinónimo de "nudista". Pero muchas asociaciones "naturistas no-nudistas" han conservado esta denominación principalmente en la Península Ibérica y en América Latina.
Por su nombre, el naturismo claramente tiene que ver con la naturaleza: respetarla y sentirla

El nudismo es una concepción filosófica y higiénica de la desnudez, considerando que el cuerpo humano es noble en su totalidad y que el desnudo integral y colectivo, practicado con una ética, en lugares y circunstancias apropiados, no es nunca obsceno, vergonzante, excitante, penoso o ridículo; sino siempre natural, sano, bonito y auténtico; sea cual sea el sexo, edad o aspecto físico de las personas.
La palabra "nudismo", traducida al lenguaje popular, no revela más que un aspecto destacado, pero superficial, de su práctica. Por eso, los naturistas siempre han preferido el término de "gimnosofía" (del griego "gimnos" = desnudez): sabiduría del desnudo, indicando la profundidad humanista de este concepto

El movimiento naturista y por extensión la práctica del nudismo, es una filosofía basada en la integración del individuo con los medios naturales; sol, agua, naturaleza en general.

Se considera que esta relación contribuye a una mejora del estado personal de cada uno y de la colectividad, aportando un modo de ser y un concepto de la vida cuyos parámetros son: la tolerancia, el respecto mutuo y la libertad.

Esta práctica es para los nudistas una experiencia inmensamente liberadora que promueve el concepto del cuerpo como un todo, en lugar de separar partes del mismo como acomplejables y vergonzosas.

En definitiva, denuncia la relatividad de la estética convencional ó comercial del éxito y proclama la superioridad de la estética de la naturaleza y de la piel desnuda.

el naturismo es una filosofía socialmente constructiva que se define como: "Una manera de vivir en armonía con la naturaleza, caracterizada por la práctica de la desnudez comunitaria, con intención de fomentar la autoestima, el respecto a los demás y al medio ambiente".

Como tal filosofía es tolerante hacia los demás y sólo espera recibir lo mismo a cambio. Los naturistas tienden a aceptar a los otros como son, sin duda por el hecho de que ellos mismos aceptan su cuerpo como es, en mayor medida que el resto de la gente.


los verdaderos naturistas fomentan una atmósfera familiar. Los niños que crecen en un entorno nudista presencian de forma absolutamente natural los cambios corporales causados por la adolescencia, el embarazo ó la vejez, mostrando menos ansiedad ante estos procesos naturales que el resto de los niños que sólo lo observan a través de la ropa.


aumenta cada día la aceptación y la práctica de este modo de vida, observando que la mayoría de las culturas, especialmente en Europa y en el resto de los países llamados desarrollados, aceptan con total naturalidad la práctica de la desnudez en playas y otros lugares de recreo.

En la mayoría de los países, entre ellos España, existen ya lugares específicos para su práctica y en algunos (Dinamarca, Suecia e incluso Rumania) es habitual verlo ya en la mayoría de sus playas.


La admisión generalizada de estos argumentos, hace que aumenten considerablemente, tanto las Asociaciones Naturistas, como el número de sus asociados, cuyo crecimiento anual es del 20%, lo que hace que sea la actividad recreativa al aire libre de mayor crecimiento y que, en otro orden de cosas, las vacaciones naturistas sean ya una parte muy significativa para la industria turística de muchos países.


Es decir, el Naturismo del decálogo languidece. Por otra parte, en los países en los que el Naturismo es testimonial, en especial, los mediterráneos, a trancas y barrancas se van consiguiendo mayores avances, aunque siempre irrisorios en proporción a la población y aún a la vista de las excelentes condiciones metereológicas.
Vemos pues como, por ejemplo, en Suecia el número de asociados se mantiene a duras penas y se pierden clubes. Por otro lado, en España o Portugal, el Naturismo consigue atraer a más personas, a pesar de que el modelo todavía no está consolidado, de modo que hay grandes contingentes de Naturistas que no están registrados y que no se sienten cercanos a ningún movimiento determinado, sino que actúan como Naturistas cuando la ocasión lo permite.


Francia se ejemplifica a la perfección cuáles son las tendencias del Naturismo de fin de siglo. El número de asociados no experimenta ninguna modificación radical.

El Naturismo de los pioneros, el de Montalivet, atrae cada vez a menos gente. Los jóvenes rehúsan asociarse y peligra la transmisión generacional, es uno de los pocos lugares en los que se pueden enorgullecer de presentar tres generaciones de Naturistas en una familia. Este desapego de la juventud no está ceñido a Francia: sorprende leer un llamamiento de la F.N.I. para que los responsables de las secciones juveniles tengan menos de ¡ 40 años ! Sólo en Holanda hay una verdadera plana mayor juvenil que funciona.


Ahora bien, el quid de la cuestión es si el abarrotamiento de playas y centros comerciales Naturistas es el triunfo del Naturismo.

Más que nada, para tratar de seguir el ejemplo o contentarnos con ambiciones más modestas. Se trata de saber dónde situar el Naturismo: entre los textiles que una quincena o un mes al año cometen la osadía de bañarse o tomar el sol prescindiendo del bañador, o bien, en el puritanismo del decálogo, del acostarse pronto y levantarse temprano para hacer una tabla de gimnasia.


Los Naturistas no deben aspirar a formar una minoría.

Los tiempos de las vanguardias, de los que han visto la luz o caído del caballo, están enterrados. No se puede ir por la vida perdonando a los demás no haber bebido del néctar de la verdad.

La aspiración debe ser volverse mayoritarios.

No por el proselitismo, sino por la permeabilización.
Ser Naturista debe ser una cosa digna, apreciada por todos. Transitar de la tolerancia cuasindiferente a la plena aceptación.

Esa es la mayoría que buscamos: la de las personas que consideran que la propia imagen es un derecho personal, protegido por las leyes, y refrenado por el hábito.

El hábito no debe ser otro que el de que todos respeten que indumentaria o falta de ella debe portar el vecino.
Ser Naturista, desde luego, no estriba en la simple pertenencia a una asociación o club. Hasta ahora, esa voluntad de minoría a la defensiva lo único que ha creado alrededor de centros y asociaciones, ha sido la imputación de rareza, de semisecta, es decir, todo lo contrario de lo que se debería pretender.

Estoy por decir que el efecto ha sido de todo grado contraproducente. Esto es, a lo peor con esa estela de peculiaridad, de rareza, lo que se haya conseguido ha sido atraer a un buen número de chiflados o extravagantes. Entre las definiciones de Naturismo nunca ha estado la de sanatorio de demencias, pero quizás aún no es tarde.


Las realizaciones prácticas del Naturismo, que son las que verdaderamente importan, y que no están recogidas en decálogos ni eneálogos, proliferan, y muchas veces desde las asociaciones no nos enteramos o, pero encima les ponemos impedimentos porque tenemos unas ideas reaccionarias, basadas en el "deber ser" y en la pureza indefinida. Así, nos encontramos, en nuestro país y fuera de él, grupos que defienden lugares y cosas concretas.


Unos protegen zonas de montaña usadas por los Nudistas de primeros de siglo: otros, una playa al margen de los depredadores de hormigón; los de más allá han rehabilitado un antiguo cauce que en tiempos tuvo fama de medicinal; estos de acá, por su parte, perseveran en que no les cierren un insuficiente solario municipal; los más arriesgados promueven el respeto real a las leyes que garantizan que ir desnudo no es una provocación, sino un acto de elección libre.

Los defensores de playas tienen una visión reducionista, para ellos. Los solarios son inmundos, y en su interior cortejan los grupos sexuales peligrosos. Los del desnudo libre son unos extremistas, a los que les gusta llamar la atención, de modo que crean un estado de ánimo en contra de los Naturistas.

Los hechos, obstinados, demuestran casi siempre lo contrario, que los esfuerzos de las asociaciones por poner letreros, muchas veces originan persecuciones ilegales fuera de los cotos.

1 comentario:

Daniel dijo...

Es un tema complicado este del asociacionismo naturista. En principio favorece que los naturistas no se sientan solos juntándose con otros como ellos y se den cuenta de que son más de los que aparentan ser, pero por otro lado, como ud. dice, puede resultar paradójicamente que la gente vea el naturismo como algo exclusivo de los miembros de una asociación y huya de él.

Google